20 de octubre de 2015

Sevilla

No soy muy dada a compartir cosas personales por aquí,  pero es que esta ciudad me ha enamorado y me apetecía contároslo todo. He estado cuatro dias aprovechando el puente de Octubre y como en Valencia el viernes 9 era fiesta tuve unos dias perfectos para hacer una escapada. Nos fuimos en coche, mi novio y yo estamos acostumbrados a hacer trayectos largos así que tampoco se nos hizo muy pesado. Nos hicimos con cositas para picar, agua y el entusiasmo de un nuevo viaje que lo llevabámos de serie.

Dia 1. Salimos a las 5 de la mañana para no perder todo un dia viajando y a las 12.30 ya estábamos en Sevilla buscando el hotel. Nos alojamos en unos apartamentos muy sencillitos en pleno casco antiguo. Una vez instalados eran las 13.30h y nos quedaba mucho día para poder disfrutar de la maravillosa ciudad. Decidimos comer algo antes de empezar, picoteamos algo en un bar típico de Sevilla donde la gente estaba fuera tomando el vermut y la cervecita y disfrutando de una tapas. Nos dejamos aconsejar por el camarero que, la verdad fué majísimo y nos fué sacando cosas tipicas y muy ricas: pescadito frito, flamenquines, verduras a la plancha (me encantan) etc. Comimos muy bien y muy barato.
Y ahora sí, con el estómago bien lleno, nos fuimos a disfrutar de la bella Triana. Paseamos por sus calles visitamos varias iglesias de distintas hermandades entre ellas la Basílica del Santísimo Cristo, Hermandad del Cachorro.
Después disfrutamos del río Guadalquivir y vimos como anochecía frente a la Torre del Oro.






Dia 2. Lo primero que hicimos fué irnos a ver la Catedral. Reservamos las entradas con tiempo por internet. Os lo recomiendo, ya que sólo tuvimos que esperar unos minutos en una cola para entrar, si no las has reservado tienes que hacer una cola distinta, la cual da la vuelta a la catedral. Me impactó mucho la catedral, es muy muy grande y está perfectamente conservada. Y después está La Giralda, IMPRESIONANTE. Es preciosa, desde fuera ya se nota la diferencia con la catedral, ya que esta torre es de origen mozárabe. Las vistas son preciosas, puedes ver toda la ciudad desde los cuatro lados de la torre. A nosotros nos salió un dia muy nublado como podéis apreciar en las fotos pero aún así me pareció una ciudad preciosa.











Tras la comida nos fuimos a la Torre del Oro y caminando desde allí nos fuimos hacia la Plaza de España. Por el camino pasamos por el callejón del Agua, una callecita con mucho encanto.
La Plaza de España...uf! es imposible de describir con palabras. Creo que es lo que más me impresionó junto con la Giralda. Es enorme, es imposible fotografiarlo todo en una sola instantánea. A nosotros nos pilló nublado y anocheciendo así que no sé si las fotos son merecedoras de su encanto.

Patio andaluz


Torre del Oro

Callejón del agua





Dia 3. El tercer día hicimos lo mismo con el Alcázar, esta vez las entradas sí que las teníamos compradas y sacadas así que sólo tuvimos que colocarnos en la puerta y esperar a que abrieran. Tenéis que ir con tiempo porque estuvimos dentro casi 3 horas! Tiene mucho que ver y unos jardines preciosos. De ahí nos fuimos a visitar la Casa de Pilatos, ahí por lo menos las nubes nos dieron tregua y salió un poquito el sol.













 

Casa Pilatos



Tras esto, comida de tapas por distintos barecitos de la zona y con un riquísimo salmorejo en el cuerpo nos fuimos hacia el Mirador de Las Setas o también llamado Metropol Parasol. El resto de la tarde lo dedicamos a pasear tranquilamente y a buscar sitio para cenar ya que era nuestro último dia en tierras sevillanas. Tras la cena pasamos por una teteria y pedimos un té y dulces típicos (me pirran!!!!). 
Al día siguiente sólo nos quedó recoger y despedirnos de nuestras mini vacaciones pero con pensamientos de volver y ver la cuidad con más sol y calorcito.

Mirador de las Setas





Espero que os haya gustado y si queréis hacerme alguna consulta dejadme vuestros comentarios.
Nos vemos en el próximo post, besazos!!